domingo, 22 de junio de 2014



   Mi despedida para la Comunidad Educativa del CEIP San Antonio.

Después de veintiseis años en el Centro no quería irme sin expresar algunos pensamientos que me vienen a la cabeza insistentemente durante estos días. Lo primero expresar mi gratitud a mis compañer@s, con los que he convivido todos estos años, muchos de ellos me han sostenido en los momentos más difíciles,  hemos trabajado juntos, animándonos unos a otros, insistiendo siempre en hacer lo mejor que sabemos, proponiendo actividades motivadoras, queriendo hacer una Escuela Pública de calidad, luchar por su identidad: la defensa de los derechos de "TOD@S" a recibir una educación que mantenga altas las expectativas, que confie en el poder que tiene la educación para construir la dignidad de la persona.

También agradezco al AMPA su  reconocimiento, me emocionó mucho su carta de despedida. Nuestro Centro cuenta con la colaboración y el aprecio de muchas familias, que han trabajado junto a nosotros y nos han mostrado su apoyo y comprensión, también su afecto, fue muy emotivo, recibir tantos besos y abrazos en la fiesta del AMPA. Tengo que hacer referencia, de una forma especial a las familias con las que me he relacionado a través de mi trabajo en Compensatoria durante estos últimos años, la mayoría de ellas inmigrantes, de diferentes países,  he conocido sus preocupaciones y esperanzas y el interés que tienen en que sus hijos progresen, están luchando mucho por mejorar sus vidas y se merecen todo nuestro esfuerzo para ayudar a que puedan convivir con nosotros en igualdad y poniendo a su disposición todo lo que esté en nuestra mano.

  Quiero dar las gracias a Chemi, siempre me ha ayudado, y han sido muchas veces, a colocar carteles, a subir cajas... siempre con mucha amabilidad, admiro con la serenidad y buenas maneras que hace su trabajo y cómo es capaz de estudiar y formarse en su tiempo libre. Le aprecio mucho y le deseo lo mejor. Gracias también a Lola y Ana que han quitado mis enredos de cada día.

Después de treinta años trabajando en Molina de Segura, considero esta ciudad también un poco mi ciudad, tengo aquí muchos amigos, he vivido, paso a paso,  la evolución y el cambio del barrio de San Antonio. Conozco a muchos vecinos, abuelos que nos dan los buenos días,  voy a echar de menos el saludo de Jesús por la mañana, las cervezas en el Manolo, las empanadillas de la Panadería de la Juana y un sin fin de cosas... el olor del pino, cuando llueve.

Los alumnos de tercero y de Compensatoria, que son ya muy especiales para mí,  me han mostrado su cariño, en estos últimos días y en las fiestas siempre hemos bailado este tema que os dedico a todos, yo lo he bailado mucho estos días por la cocina y el pasillo de mi casa para levantar el ánimo y venirme un poco arriba, mi amigo Domingo insiste en el poder de la música para hacernos más personas y más felices, y es verdad.
Os dedico a todos este tema, en la siguiente entrada, qué lo disfrutéis. 
Yo quiero mantener alta la ilusión y disfrutar de  mi trabajo.
Os deseo a todos mucha salud y fortaleza para superar momentos difíciles,  no hay otro modo que el diálogo y  la colaboración  para seguir haciendo que la Escuela Pública sea una referencia.
De una forma especial quiero mostrar mi apoyo a mi compañero José Fernández, admiro su tesón, porque se que su motivación es la defensa de la Escuela Pública y poner al servicio de nuestro Centro toda su capacidad de trabajo e ilusión. Cuentas conmigo.
Nos queda tiempo de vestir la camiseta verde ¡ÁNIMO!

Un abrazo muy fuerte para tod@s.

9 comentarios:

  1. Amiga Cande, gracias por todo el camino que hemos podido recorrer juntas. Lo que he aprendido de ti no se puede calcular, como persona, como maestra y como amiga. Menos mal que aunque no te vea por los pasillos del colegio, seguiremos tomándonos más de una marinera juntas y caminando por el duro sendero del trabajo y el esfuerzo por conseguir una escuela pública, que de verdad consiga dar respuesta y oportunidades a todos y todas, sea cual sea su origen, sus circunstancias, y su capacidad. Lo más grande que tiene la escuela son los alumnos y sus familias y para ellos trabajamos, tú has sido el ejemplo palpable. Gracias por todo.

    ResponderEliminar
  2. (El anterior comentario es mío, es que por error ha salido como "anónimo")
    De acuerdo con el último párrafo. Una persona cuyo objetivo ha sido siempre trabajar por la escuela pública, que es de todos, sólo debería tener reconocimientos y gratitud. Por supuesto tiene también todo mi apoyo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy completamente de acuerdo y mi apoyo también lo tiene

      Eliminar
  3. Amiga Cande puedes irte con la conciencia tranquila y con la cabeza bien alta. A mi me has contagiado mucho tu sensibilidad hacia los más desfavorecidos, eres una gran luchadora. Ha sido un autentico placer haber compartido contigo estos años, en los que hemos tenido muy buenos momentos de trabajo en equipo, luchando por la escuela pública para todos de verdad; también momentos difíciles y duros. Yo siempre me quedaré con lo bueno que es lo que me hace feliz y me da fuerzas. Seguiremos compartiendo marineras, cervezas y el espíritu de lucha. Estoy segura que donde vayas triunfarás.

    ResponderEliminar
  4. Querida Cande:
    Gracias por tenerme en cuenta en tu despedida. Aunque me gustaría que no hubiera sido así.
    No creas que por que te ausentes en estos últimos años que te quedan para dedicarte a la docencia te vamos a olvidar. Al contrario te echaré mucho de menos porque he aprendido mucho contigo. Siempre te he encontrado cuando te he necesitado. Siempre has disfrutado con un trabajo bien hecho. Siempre te has dedicado a mejorar a los que más lo han necesitado porque has creído en la igualdad de oportunidades que desde la Escuela Pública de calidad se puede hacer. Siempre te has ilusionado con tantos proyectos que hemos emprendido juntas, etc, etc, etc... Desde el día que entraste a éste centro, tu colegio, he estado formando parte contigo del mismo equipo docente, primero tutoras de Infantil (¡20 años, total nada!) y ahora en la etapa de Primaria. He aprendido mucho de ti porque tu generosidad siempre estaba por encima de todo para compartir todo cuanto sabias, aprendías e investigabas. ¡Porque saber, saber ... sabes mucho!
    Te deseo lo mejor en esta corta etapa profesional que te queda. Te aseguro que en tu nuevo centro, en cuanto te descubran sentirán la suerte que han tenido de que les encuentres en su camino porque por encima de todo eres una gran persona. Siento mucho que te vayas. Seguiremos en contacto con todo aquello que nos une.
    Un fuerte abrazo compañera y amiga.

    ResponderEliminar
  5. Cande, Cande que te voy a decir yo que no se haya escrito más arriba. Solo se que desde que os conocí, tanto a Quico como a Ti, mi vida ha seguido un camino del que nunca podré olvidarme. Tanto en los ratos de familia que hemos compartido, como en los momentos duros pasados hemos sentido vuestra cercanía y sinceridad. Solo os digo una cosa " NOS QUEDA LO MEJOR POR VIVIR Y AL FINAL, TODO SALDRÁ BIEN " . Un beso muy fuerte y un abrazo envolvente y apretaico para todos.

    ResponderEliminar
  6. Cande, Cande que te voy a decir yo que no se haya escrito más arriba. Solo se que desde que os conocí, tanto a Quico como a Ti, mi vida ha seguido un camino del que nunca podré olvidarme. Tanto en los ratos de familia que hemos compartido, como en los momentos duros que habéis pasado hemos sentido vuestra cercanía y sinceridad. Solo os digo una cosa " NOS QUEDA LO MEJOR POR VIVIR Y AL FINAL, TODO SALDRÁ BIEN " . Un beso muy fuerte y un abrazo envolvente y apretaico para todos.

    ResponderEliminar
  7. Querida Cande:
    Hace un año me encontraba en el mismo trance que tú: despedirme del San Antonio. Sé que para ti es más difícil porque llevas muchos años más allí. El San Antonio es uno de los lugares donde más se puede aprender de esta profesión, gracias a personas que, como tú, creen en la escuela pública y hacen de ella lo que es: un lugar donde cabemos todos y donde se nos permite crecer y aprender a vivir. No podría enumerar todas las cosas que he aprendido de ti, pero sí me quedo con tu labor en la Educación Compensatoria, de la que fui testigo directo durante mis dos años en el San Antonio. No hay como creer en lo que uno hace para que le salga bien, y en eso pocas personas te superan. Tu impronta y la de los que como tú hacéis escuela con vuestra tarea y vuestra actitud como compañeros es lo que nos llevamos alumnos y maestros que hemos estado a tu lado. Y eso no se lo lleva un concurso de traslados, sino que permanece, mal que les pese a algunos. Mucha suerte en tu nueva andadura, aunque no la necesitas. Muchos besos.
    Inma

    ResponderEliminar
  8. A ver si esta vez tengo más suerte que la anterior. Por si acaso, te diré que no garantizo que exprese las mismas palabras que el pasado lunes, 23, pero seguro que plasmaré los mismos sentimientos.
    No necesito muchos prolegómenos para dirigirme a mi compañera de la "quinta del 56". Creo que nos identificamos pronto, en los primeros compases de nuestra experiencia conjunta. ¿Te acuerdas que yo te hacía en 1991 los apoyos en Psicomotricidad?. Después vino tu implicación en apoyo al Equipo Directivo, tu coordinación de proyectos, nuestras visitas a escuelas europeas. En nuestra mente, y con etiqueta de "imborrable" permanece aquella sesión de risoterapia delante de un espejo, y en traje de baño, en tierras austíacas.
    Nuestro carácter poco domable nos ha deparado, en unión de nuestros compañeros -y amigos- el tener que seguir luchando por el modelo de escuela pública con el que soñamos. Tú y yo sabemos que no hay que desmayar, que como dijo Labordeta "Habrá un día en que todos al levantar la vista, veremos otra escuela,..lará lará, lará.
    Te agradezco tu lucha por la igualdad, por los derechos humanos, por la integración, por la mujer trabajadora, por los obreros, por la comunidad escolar. Tu actitud no podía dejar indiferente a nadie de tus compañeros de claustro. Es verdad que todo no han sido parabienes a la hora de valorar tu trabajo. Que no te ciegue la ira de quien no quiere ver. Quedate con la sonrisa de Salif, y de tantos y tantos que han sentido tus palabras de aliento y tus enseñanzas, esas que les han hecho sentir que la comunidad del Colegio Público San Antonio les está invitando a crecer como personas y estudiantes.
    No entremos a valorar lo que nos queda por hacer. Analicemos lo realizado. Tú puedes recoger una cosecha abundante de frutos pedagógicos, sociales y de afectos.
    Ese mismo espírtu lo llevarás a tu nuevo cole. Pero como dice tu cantante favorito (Julio Iglesias) en su famosa canción "Lo mejor de tu vida, lo he disfrutado yo". Por mucho que hagas en tu nuevo destino, has dejado aquí el tesón, la entrega y la flor de tu juventud pedagógica. Por todo ello te damos las gracias.
    Por cierto, gracias por tus palabras a mi persona. Tú sabes bien que en la escuela no hago nada en la que me involucre individualmente, y entre el grupo de personas que siempre ha formado parte de cualquier proyecto, estás tú.
    Es un gran placer sentirme compañero tuyo.
    Nos vemos en los bares.
    Un abrazo
    José

    ResponderEliminar